Periodismo mexiquense

Abre la autopista Pirámides-Texcoco, misma que formaba parte del proyecto del NAICM

591

La autopista Pirámides-Texcoco, que conformaba parte de la infraestructura del cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) y que atraviesa ocho ejidos de Texcoco y Atenco, fue abierta hoy a la circulación con un costo de peaje de 93 pesos, tras culminarse su construcción.

La autopista, de un longitud de 13 kilómetros, inició su construcción en 2014 y se culminó pese a la oposición de los campesinos del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de Atenco y diversas organizaciones, debido a que atraviesa sus núcleos ejidales y los cuales mantenían diversos amparos por el despojo de sus hectáreas.

Desde la tarde de este martes, la empresa consecionaria Pinfra permitió la circulación en la autopista, en sus dos sentidos, y que corren desde su entronque con la autopista Peñón-Texcoco hacia la carretera federal Texcoco-Lecheria.

La autopista tiene una solo caseta de cobro casi en su entronque con la autopista Peñón-Texcoco, cuyo costo es de 93 pesos por automóvil.

Algunos vehículos comenzaron a utilizar esta vía, que era una de las principales obras de la red vial de equipamiento del cancelado NAICM en Texcoco.

Sobre la autopista se construyeron varios puentes para que los campesinos pudieron acceder a sus parcelas.

La obra en total consta de más de 13 kilómetros, inició en 2014 y conecta las Autopistas México-Pirámides y Peñón Texcoco además del corredor México-Tuxpan, y prevía conectar con la terminal aérea cancelada.

En septiembre del 2015 se abrió a la circulación el primer tramo de cuatro kilómetros que une Acolman y Tezoyuca.

El resto de la obra se realizó en tramos y atraviesa los ejidos como Tocuila, San Felipe, Santa Cruz de Abajo, la Magdalena, Francisco I Madero, Atenco, Acuexcomac, Santa Isabel Ixtapa y Nexquipayac.

Durante más de siete años, los miembros del FPDT realizaron manifestaciones y bloqueos para parar la construcción de dicha autopista. Promovieron varios amparos para que se les respetara sus tierras.

Entre los amparos figuran el del ejido de Tocuila con número 349/2016 en donde, en ese entonces, el Juzgado Noveno de Distrito con sede en Nezahualcòyotl se ordenó que les sean devueltos 72 mil metros cuadrados de tierras porque no se llevaron a cabo los procesos de expropiación como marca la ley y fueron ocupadas ilegalmente para la edificación de la autopista.

En Atenco y Acuexcomac cuentan también promovieron amparos y en Nexquipayac un juicio en el Tribunal Agrario numero 23 donde demandan que no se realicen trabajos en la zona.

También, hubo resistencia de la ejidataria conocida como Doña Nieves, quien se negaba a dejar sus tierras y vivienda en el tramo de Atenco y permaneció por varios años en medio de la autopista.

Incluso con la cancelación del NAIM en Texcoco, los campesinos del FPDT llevaron el tema de a la mesa de negociación con el gobierno federal. Exigieron el desmantelamiento de la autopista, petición que no les fue otorgada.